La Málaga Tecnológica se enfrenta a su minuto decisivo

El presidente del Grupo Digitalent, Javier Rodríguez Zapatero, apuesta por la formación para que la ciudad solvente las tensiones que ya genera su eclosión como polo de innovación digital

La sala es amplia y luminosa, casi recién estrenada, huérfana de muros. Fuera llueve un poco. Dentro hay medio centenar de personas, quizá algunas más. Entonces cae del techo una gota. Luego, dos. Después, cuatro. A ese ritmo, en 32 minutos todos estarán muertos. No les habrá dado tiempo a salir antes de que el edificio se inunde y eso que poco antes el agua apenas llegaba a media pierna. Pero el crecimiento ha sido exponencial y ese decisivo minuto 28 ya es historia. Como todos los presentes. Pues bien, el mundo es ahora exponencial y la Málaga Tecnológica vive, aquí y ahora, su particular minuto 28.

Es la ilustrativa metáfora que ha empleado este lunes el presidente del Grupo Digitalent y exdirector general de Google España, Javier Rodríguez Zapatero, durante su participación en la nueva entrega del ciclo Sun&Tech Meet Now, organizado por SUR con el apoyo de la Diputación Provincial de Málaga y CaixaBank, como último aperitivo previo a la segunda edición del foro Sun&Tech que se celebrará el próximo día 22. Y ahí, Rodríguez Zapatero ha lanzado un mensaje optimista, pero también crítico: Málaga debe apostar por una formación adecuada a ese mundo exponencial si quiere enfilar con mayores garantías las tensiones que ya plantea su eclosión como polo internacional de transformación digital, desde el acceso a la vivienda para la población local hasta la oferta educativa, pasando por la carencia de profesionales con los perfiles adecuados a las demandas de las empresas tecnológicas.

El talento tecnológico vuelve a brillar en la segunda edición de Sun&Tech Málaga

«Málaga está en el minuto 28», remataba Rodríguez Zapatero en la cita presentada por la periodista de SUR Nuria Triguero y que ha contado con la colaboración de Málaga TechPark y GMQTech. Justo este último es uno de los pilares del Grupo Digitalent, donde surge ISDI como la primera escuela nativa de negocio digital. La compañía está en la fase final de su desembarco en Málaga, donde el mes que viene espera inaugurar su Málaga Digital Acceleration Center, un espacio dedicado a la formación en tecnología para profesionales y empresas que ocupará más de 1.300 metros cuadrados después de una ambiciosa reforma en el edifico de la estación de autobuses de la capital.

Formación específica, adaptada a ese mundo exponencial y con la mirada puesta en los propios malagueños. «No se trata de que vengan aquí todos los guiris guais que vayan a ganar una pasta, sino de aprovechar este eco para que los malagueños sean beneficiados», sostenía Rodríguez Zapatero, para quien el riesgo de que la población local se vea apartada del desarrollo laboral y económico traído por la Málaga Tecnológica es un desafío que todavía ofrece capacidad de maniobra. «Estamos a tiempo y se trata de un problema solucionable», abogaba el que fuera durante ocho años director general de Google España y Portugal antes de enganchar: «Ojalá muchas ciudades de este país pudieran hacerse la pregunta de si van a morir de éxito».

El poder de los profesionales locales

Las palabras de Rodríguez Zapatero calaron, como esas gotas de su metáfora inicial, en el público, lanzado plantear preguntar y reflexiones al presidente del Grupo Digitalent. Uno de los primeros ha sido el director de Málaga TechPark, Felipe Romera. «Aquí se ha producido un boom (…) Y la ciudad no está preparada para eso», reflexionó Romera, pieza clave y pionero del ecosistema tecnológico malagueño desde el puente de mando de la tecnópolis desde hace más de tres décadas.

Romera ha coincidido con Rodríguez Zapatero en que la educación «es el primer problema» al que se enfrenta la Málaga Tecnológica, si bien abrió una puerta hacia los nuevos modelos de desarrollo que plantea el escenario actual: «Hemos tenido una relación parque-ciudad y ahora tenemos una relación parque-provincia». Así, el teletrabajo espoleado por la crisis sanitaria ha ampliado la zona de influencia del parque tecnológico con profesionales que empiezan a diseminarse por la provincia y que acuden al recinto en días concretos de la semana. Eso sí, Romera también coincidió con el presidente de Digitalent en un diagnóstico: «Este boom tenemos que aguantarlo con la gente local».

«Todo el que venga a formar gente tiene que ser muy bien recibido», abrochaba Romera en alusión a la llegada del Grupo Digitalent al ecosistema tecnológico local. El mismo que ahora, bajo la mirada de Javier Rodríguez Zapatero, se enfrenta a su momento decisivo: su particular minuto 28.

Publicaciones Similares