Antonio Javier López, Mar López, Joaquín Cuenca, Rosario Muñoz y Luis Hernández. / SALVADOR SALAS

El futuro tecnológico de Málaga pasa por impulsar el talento local

Directivos de startups y multinacionales reivindican en Sun&Tech un verdadero ecosistema malagueño para los emprendedores

El talento y la inversión local es la clave par crear un verdadero ecosistema tecnológico en Málaga. Esta es una de las principales conclusiones de la mesa redonda Destino Málaga: el diseño de un futuro tecnológico, celebrada en el marco del foro Sun&Tech, organizado por SUR, y que ha contado con la participación de Startups y multinacionales con sede en la provincia, moderados por el periodista de SUR Antonio Javier López.

La primera en intervenir es Mar López, senior manager de Accenture, vicepresidenta de Women 4Cyber Spain y responsable de RootedMalaga, quien anteriormente fue directora de ciberseguridad del Departamento de Seguridad Nacional español. «Las cosas no ocurren por casualidad, Málaga lleva mucho tiempo trabajando para que esto ocurra y su currículum en temas tecnológicos en espectacular», afirma. «Un destino inteligente que atrae talento e inversión, y que está entre las diez mejores ciudades donde vivir».

López propone buscar el equilibrio real entre startups y grandes empresas internacionales, que generan muchos puestos de trabajo para la gente que sale de la universidad, «en un entorno de colaboración donde hay espacio para todos»; y también con el sector público. «Talento hay en Málaga aunque no sobra, falta para atender a la demanda, y por ello es necesaria más colaboración con la Universidad».

La directiva coincide con la mayoría de los ponentes en que el reto es que Málaga establezca «lo que quiere ser, para que sea sostenible en el tiempo y las empresas no se vayan a donde sea más barato, sino que me quedo por el talento y la calidad de vida». Al respecto, recuerda que muchas empresas tecnológicas quieren estar en el Centro pero no hay espacio, mientras que el PTA tiene que madurar sus carencias. Por ello, aboga por hacer acciones en los colegios y en la universidad, para acercar a los niños a la tecnología, con una planificación estratégica y con la ayuda de los medios de comunicación.

Talento local

Joaquín Cuenca, CEO de Freepik, empresa malagueña que es líder mundial en recursos gráficos, pone de relieve el ecosistema creado una década atrás en la que los emprendedores tecnológicos malagueños aprendían los unos de los otros. «Ahora ya se ve como una industria paralela al turismo aunque todavía falta inversión y se puede hacer mejor, tenemos la primera generación que tuvo éxito y toca reinvertir beneficios, atraer inversión extranjera y extender el efecto al resto de Andalucía: Sevilla y Granada están al lado, con distancias similares a las que hay dentro de París».

Para el cofundador de Freepik, la propuesta de valor no es ofrecer suelo barato a las multinacionales, sino captar «trabajadores top, con salarios top y un entorno con calidad de vida». Ello supone considerar a la industria tecnológica como un motor: «La propuesta de valor es atraer a empleados top», reitera. Al respecto, critica que las estrategias públicas con las startups no ha funcionado hasta ahora, «y hay mucho potencial en las pequeñas empresas».

Coincide en que la principal dificultad es la captación de talento, y para ello es clave formar a la gente para captar valor, con formación universitaria y profesional «sobre lo que realmente es necesario y más demanda el mercado». También advierte de que faltan «referentes en las profesionales tecnológicas que hagan que la gente quiera seguir su camino».

Casos de éxito

Rosario Muñoz, directora senior de Desarrollo de Negocios de Capital de Riesgo de Amazon Web, pone de relieve que hay muchos casos de éxito en Málaga que son caldo de cultivo para las generaciones venideras, y gracias a ello está llegando mucha inversión: «Es el momento de visibilizar a Málaga de cara a los inversores extranjeros, el talento ya está, que hay mucho; tenemos un tejido tecnológico maduro y hay que visibilizarlo».

En cambio, para la directiva el mayor riesgo es que la provincia se convierta en un destino turístico para trabajar, después del Covid: «Si no hay un elemento que potencie el talento local, que es lo que realmente crea riqueza, será un destino remoto de vacaciones de trabajo, y eso no beneficia a la economía local». Al tiempo, apuesta por visibilizar a las mujeres en la tecnología, y con el propio capital andaluz.

Málaga tiene que decidir qué quiere ser

Luis Hernández, Cofundador y CEO UptoDown, pone la conclusión al debate: «Málaga se ha hecho mayor y tiene que decidir que quiere hacer con su vida, y no es ser una opción económica para las multinacionales, sino para los emprendedores pata negra, conectados con el producto… Ese es el gran reto: alinear la acción local con la regional y la nacional, para jugar en la liga internacional y atraer talento pata negra».

Para el empresario, este es el momento de construir una cultura de desarrollo a largo plazo, no perder la llama que se encendió con empresas como la suya, Freepik o Besoccer. «Buscamos la conexión con el Centro Histórico y el muelle uno, con ese hotel que se quiere construir… La ciudad tiene que apostar por un auténtico modelo de emprendimiento y compite a nivel internacional». Al respecto, las decisiones se deben tomar en colaboración con los empresarios locales.

«La ciudad tiene que mantener el foco, que es calidad y no cantidad, con proyectos a largo plazo porque los inversores invierten en sitios donde suceden las cosas. Hay que priorizar y apostar por el talento local y la formación, y colaborar con la Universidad para generar motivación».

Publicaciones Similares