Diccionario ‘startup’-español, por Paco Ávila

El empresario e inversor malagueño convierte el primer encuentro Sun&Tech Meet Now en una ‘masterclass’ para emprendedores, explicando cómo funciona realmente el mundo del ‘venture capital’

«Quiero explicaros cómo funciona esto a mi manera. En el mundo empresarial se dicen un montón de ‘palabros’ y, al final, todo es sumar y restar, multiplicar y dividir, pero hasta que te das cuenta de que son chorradas se hace muy difícil». Esta era la declaración de intenciones de Paco Ávila al estrenar ayer el ciclo de encuentros Sun&Tech Meet Now, organizados por SUR con el apoyo de la Diputación Provincial de Málaga y CaixaBank y la colaboración de San Miguel, como antesala de la segunda edición del foro Sun&Tech. El salón del hotel AC Málaga Palacio se quedó pequeño frente al número de personas que querían escuchar al fundador y presidente de Medac, que va camino de convertirse en uno de los ‘business angels’ más activos del sur de España.

Ávila tiene fama de no morderse la lengua y no defraudó, espoleado por las preguntas del director de SUR, Manuel Castillo, y de los propios asistentes, que incluso le pidieron consejo sobre casos reales de ‘startups’. Así firmó una ‘masterclass’ para emprendedores sin filtros, ‘palabros’ ni postureo, explicando cómo funciona realmente el mundo del ‘venture capital’, en qué se fija él cuando quiere invertir en una ‘startup’ y cuáles han sido sus mayores éxitos y fracasos como emprendedor e inversor.

Ávila ya avisó desde el principio de que lo que iba a contar era su «experiencia personal», no la verdad absoluta. «Como decía Karl Popper, vivimos en un mundo de verdades provisionales. Todo aquello que hoy das por hecho mañana no vale nada. Vivir en ese mundo puede parecer incómodo pero es supermolón, al menos para mí, que soy surfero: vas en una ola, te deslizas, te caes, coges otra…», reflexionaba antes de lanzarse, rotulador en mano, a explicar los cálculos que hace un inversor para valorar una ‘startup’. «¿Cómo funcionan el ‘private equity’ y el ‘venture capital’ Yo los llamo los radares de la pasta. Son como faros que van buscando dónde invertir en función de su ‘target’. A mí me encantaría que en su día me hubieran dicho: déjate de tanto plan de negocio y analiza el mercado», afirmó. La diferencia entre ambos tipos de inversores no está tan clara, advirtió: «Hay quien diferencia por el dinero que invierten; otros, por el sector; otros, por si toman participación minoritaria o de control… Para mí, es una cuestión del estadio en que está la compañía y de la visibilidad que tiene respecto al futuro. Cuánto más riesgo y menos visibilidad, más componente ‘venture’».

En este punto, Ávila desveló detalles de su apuesta por CoverManager, una compañía sevillana especializada en la gestión de reservas y pedidos en restaurantes de la que ha adquirido un 25% junto al fundador de Tuenti, Félix Ruiz, y el CEO del Grupo Dani García, Javier Guitérrez. «La empresa se valora en 140 millones. Nosotros lo que valoramos es que tiene un mercado gigante: hay más de 200.000 restaurantes sólo en España, de los que digitalizados están 12.000. Es parecido a lo que ha hecho Playtomic [empresa en la que también invierten Ávila y Ruiz] con los clubes de pádel, pero a mucha mayor escala. Entonces, una empresa que vende 7,4 millones al año, ¿cómo se valora en 140 millones? Pues porque va a ser la empresa más escalable de España. Está en un mercado gigante y tiene muchas palancas de tracción. Ahora nos dicen que estamos locos porque el Nasdaq ha caído un 30% y las empresas tecnológicas están sufriendo correcciones. Pero me da igual, los fundamentales siguen siendo los mismos; la compañía sigue siendo el mismo animal. Y tiene 2,5 millones de Ebitda: la única tecnológica que he conocido en este estadio que gana pasta. Que le den al Nasdaq».

Inversor de ‘value’

Aunque el sector tecnológico atraviesa un momento «de mucha volatilidad e incertidumbre», en el que todo «se está ajustando», Ávila cree que sigue habiendo «mucha hambre de comprar cosas». «De hecho, los fondos están comprando cosas que no son tan buenas porque confían en que las van a acelerar. Están bajando los múltiplos, pero volverán al alza», aseveró.

Elegir socios

Otro consejo del fundador de Medac a los emprendedores que buscan capital es elegir bien a sus socios. «Las startups solo tenemos muchas ganas, velocidad, agilidad, pero no tenemos experiencia. Así que cuando vayas a hacer una ronda, busca inversores cualificados que tengan experiencia en el sector, lo que se llama ‘smart money’, que te ayuden a acelerar la compañía», apuntó. También recomendó huir de los «fondos muy intervencionistas». «No hay nada peor que un tío que dispara con pólvora ajena y que no tiene experiencia emprendedora. He visto más de una vez cómo se desvirtúa una empresa porque cogen el control y la llevan a un sitio completamente diferente», reveló.

Y siguiendo con los consejos para emprendedores, Ávila recomienda no tener reparos a la hora de ‘desnudarse’ ante los posibles inversores. «No tengas miedo al escrutinio. Si tienes un producto bueno y eres competitivo, nadie te va a poder copiar. Tienes que ser honesto contigo y con la compañía y ser generoso a la hora de compartir información», aconsejó.

El ‘caso Medac’

El ‘caso Medac’ merece capítulo aparte en la crónica del encuentro con Paco Ávila, que analizó su mayor éxito empresarial. «En Medac no tuvimos una idea genial, ya había mastodontes haciendo FP. Pero nos dimos cuenta de que había un ‘gap’ muy grande con otros países porque aquí el porcentaje de jóvenes que estudiaban formación profesional era muy bajo y, en cambio, el paro juvenil muy alto. Estamos hablando de negocios de ‘timing’. La clave era esperar al momento en que el mercado estuviera maduro; ese momento en el que los padres de clase media dejaran de pensar que la FP era para tontos o ‘tiesos’. Cuando vimos que había llegado ese punto, atacamos a muerte. Las compañías grandes, acostumbradas a no tener competencia, iban tranquilas, y nosotros aceleramos a tope. Cuando se dieron cuenta, ya era tarde», concluyó.

«Teníamos 3 millones de Ebitda cuando nos compran por primera vez, en 2018; nos valoran en 40 millones. Ya habíamos salido de Andalucía y empezabamos a competir en ‘online’. En 2021 entra KKR y nos valoran en casi 200 millones. Y si entonces hubiéramos sido capaces de demostrar que podemos vender nuestra FP en el extranjero, hubieran sido 500 millones. Ahora seguimos teniendo pendiente la internacionalización», resumió.

Hoy, Paco Ávila sigue sin considerarse inversor, pese a que participa en ‘startups’ como Genially, Playtomic o Gurucall o la mencionada CoverManager. «Aunque estoy en una etapa muy activa invirtiendo, no es mi ADN. Me considero emprendedor y empresario; me encanta montar compañías. Invierto porque me gusta ayudar, como me ayudaron a mí en su día», afirmó, asegurando que se ha marcado el propósito de entrar en menos empresas y canalizar su dinero hacia fondos de ‘venture capitals’. «Pero al final no puedo dejar de ver empresas, ¿y si éste es el próximo unicornio?», admitió señalando a un emprendedor que le planteó una pregunta y al que emplazó a seguir hablando después. Genio y figura.

Publicaciones Similares